Despues del desastre

De la misma manera como mi país ha debido afrontar varios terremotos, tsunamis, inundaciones y erupciones de volcanes, a veces nos toca afrontar ciertos eventos fortuitos en la vida personal.

CHILE-SISMO

En Chile hemos ido aprendiendo que la naturaleza nos puede sorprender en cualquier momento. Se han establecido normas bien específicas para contar con una resistente infraestructura y se han ido perfeccionando los protocolos de emergencia. Sin embargo, sabemos que no podremos evitar que estos eventos lleguen de imprevisto.

En nuestra vida pasa algo muy similar. Abogamos siempre por construir, por avanzar, por elevarnos, pero la vida a veces nos sorprende con sus movimientos que parecen hacernos retroceder.

Lo que a simple vista parece un retroceso siempre nos hace avanzar. En cada movimiento algo termina por caer y algo nuevo comienza a levantarse. Muchos aspectos que estaban dormidos salen a la luz. Hay que sacar la energía que estaba sin utilizar a hasta ese momento.

En estos casos me gusta mucho observar a los niños. Toman todo con tanta paz y con tanta ausencia de drama. Ellos saben que no hay problema, que todo sigue, que todo se puede reconstruir y que todo se acomodará en el tiempo. Confían tanto en la vida....

Cuando somos adultos perdemos algo o mucho de esta confianza para afrontar la adversidad. Se nos hace más difícil entregarnos a lo que es y quisiéramos sostener lo que había. Lo cierto es que mientras más rápido nos adaptamos a las nuevas condiciones, más fácil se hace volver a restablecer el orden y reaccionaremos más rápido y más eficientemente frente a la emergencia.

Esto nos puede suceder en tantos ámbitos de la vida: como en el área de la salud, en el área de  los trabajos y muy comúnmente en el área de relación de parejas. A veces extendemos por demasiado tiempo la queja que nos produce el cambio, perdiendo tiempo y energía para levantar lo nuevo.  

Para afrontar la adversidad, se requiere vivir el momento de la dificultad y también se requiere reponerse del impacto para volver a construir algo nuevo y mejor, con mayor atención, con mayor dedicación, con mayor consciencia y amor.

Nos podemos inspirar en los niños. Ellos nos pueden mostrar claramente cómo afrontar la adversidad. Me gusta ver cómo actúan y me gusta escuchar sus opiniones al respecto. Siempre me sorprenden gratamente. 

Patricia González

Sanaciones, Consulta Virtual, Coaching

www.evolucionespiritual.com

Envía tu consulta a patricia@evolucionespiritual.com, responderé lo más pronto posible. 

5 pensamientos en “Despues del desastre

  1. Patricia:

    celebro que te encuentres bien junto con tu familia, coincido completamente contigo: algo se mueve, cambia y es para mejor, si somos positivos.

    Amparo.

  2. Es correcto  , la comparación de las multiples secuencias del ser con el comportamiento de los fenomenos que sacuden nuestro planeta , sobre todo en la pareja se viven estos altos y vajos en los que tenemos que tener mucho tacto , paciencia , comprención , pero sobre todo experiencia en la vida que es la que te lleva a meditar en la tolerancia entre nosotros segun el nivel de sentimientos que hemos acumulado , etc , etc 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *