Nuestros circulos viciosos

Estás en un círculo vicioso cuando, deseando moverte a una nueva situación, no sabes cómo dejar de repetir los mismos acontecimientos que ya no deseas vivir. Existen muchas razones para que entres a un círculo vicioso. Puede tratarse de un aprendizaje que proviene de tu familia, puede deberse a una falta de conocimiento o simplemente porque no crees en ti.

Quiero que sepas que todo círculo vicioso tiene una salida. Quizás llevas mucho tiempo dando vueltas en algo, pero tienes que saber que todo es posible de ser superado. Solo se trata de darle luz a la situación para ver la puerta de salida del lugar donde te encuentras.

circulos viciosos 3

Uno de los mayores impedimentos con el que te puedes tropezar para romper tus círculos viciosos es el hecho de esperar que lo externo a ti cambie para mejorar tu vida. Aunque a veces conseguimos logros manejando lo externo, solo lo hará por un periodo muy corto de tiempo, ya que la verdadera causa de todo conflicto se encuentra en tu percepción de lo que ves y no en lo que tienes al frente. Buscar dentro de nosotros es el primer paso para solucionar cualquier cosa.

Un claro ejemplo de esto se manifiesta en las relaciones de pareja. Es muy común que deseemos solucionar los conflictos en las relaciones queriendo que la pareja cambie su forma de ser. Es una alternativa que nos parece adecuada porque vemos lo mal que esa persona se está comportando. De esta  manera asumimos que su cambio será bueno para esa persona y para la relación. Pero la vida no funciona así.

Para la vida es más valioso que puedas darte cuenta de los motivos que tiene tu alma para desear vivir esa experiencia, en vez de que quieras cambiar algo allá a fuera. Quizás la vida te esté pidiendo que eleves un poco mas tu auto valor, que aumentes tu nivel de tolerancia, que seas una persona más comprensiva o quizás que te conviertas en una persona más valiente que sepa cuidar de sí misma.

Cuando estamos en medio de problemas podemos pensar que la vida nos está cobrando algo o que es injusta, pero en realidad, solo nos está pidiendo abrirnos a nuevas posibilidades. Esta apertura es la que nos hace crecer, nos permite ser más amplios y elevarnos sobre nuestras dificultades. Esto es lo único que nos queda por hacer cuando nos sentimos atorados.

Cuando estás en conflicto es cuando tienes la mejor oportunidad de sacar a fuera tu gran inteligencia, tu poder personal y poner a prueba el amor a ti mismo. Lamentablemente, las emociones y el sentimiento de culpa que nos invaden en medio de los desafíos nos impiden tener una mente clara cuando más la necesitamos. Este es otro gran inconveniente que encontramos para terminar con los círculos viciosos.

La clave para resolver cualquier círculo vicioso se encuentra en la observación neutra y serena de tu situación. Cuando te sientes con la suficiente calma, tu mente se mantiene más atenta y  despejada, aumentando las posibilidades de recibir ideas geniales desde el cielo. Este estado pasa por confiar en que existen alternativas nuevas que se encuentran a la vuelta de la esquina. Recuerda conflictos anteriores y cómo fue que la luz llegó de un momento a otro como por arte de magia.

Recuerdo el caso de una mujer que se sentía muy sola y deseaba compartir con personas agradables y confiables. Pocas veces había conseguido establecer ese tipo de amistades y no entendía por qué siempre se encontraba con gente conflictiva. Ella pensaba que su círculo vicioso se rompería al dejar de relacionarse. Con el tiempo se había vuelto cada vez más sola y desconfiada. Descubrimos que para romper su círculo era necesario dejar ir el patrón de desconfianza que había adquirido de su madre respecto a las demás personas para no seguir atrayendo ese tipo de gente en la que no podía confiar. Al soltar ese patrón, pudo sentirse más confiada y las mismas personas con las que compartía antes, cambiaron su actitud hacia ella.

Otro caso es el de una mujer que tenía problemas con su hija. Ambas llevaban una relación tormentosa.  Al analizar a su familia, pudimos descubrir que existía un patrón de conflicto entre madre e hija desde varias generaciones atrás en su familia. Al observar este hecho, la mujer bajó sus niveles de molestia hacia su hija y la relación pudo suavizarse bastante.

Hoy atendí a un joven que no podía decidir su ocupación laboral porque no deseaba participar del ruido y las carreras de los trabajos convencionales. Estando en los 36 años de edad, seguía dudando entre irse a una comunidad de monjes o tener un empleo común. Decidido a resolver su círculo que le impedía obtener ingresos económicos, descubrió que podía construir su vida relajada, sin horario y sin carreras haciendo lo que más ama que es servir a la sociedad enseñando meditación y otras prácticas de reflexión y contemplación, ganando dinero por ello.

Estos son algunos ejemplos de cómo pueden romperse los círculos viciosos que te dejan dando vueltas en una historia que no parece tener salida, pero que al mirarla desde una nueva perspectiva pueden ser resueltos rápidamente.

Cuando nos elevamos a dimensiones superiores, los problemas desaparecen.

Patricia González

Lectura del Aura, Consulta Virtual, Coaching

www.evolucionespiritual.com

Envía tu consulta a patricia@evolucionespiritual.com, responderé lo más pronto posible. 

7 pensamientos en “Nuestros circulos viciosos

  1. Cuando me he sentido atrapada y ofuscada, lo mejor que he hecho es aquietarme, respirar y respirar profundo hasta sentir los latidos de mi corazón y mis pensamientos se aclaren luego ser observadora del problema.  A mi me ha resultado y es tal como lo has descrito.  Gracias Patricia!!!

    • Gracias por tus valiosas aportaciones Patricia.
      Que este 2016 te aporte lo mejor a todos los niveles.

      Un gran abrazo!!

  2. Un saludo Patricia , y gracias por tu mensaje , a tener muy encuenta . En la meditación elevar el ser a la luz y pedir al universo lo que quieras con AMOR .

  3. Patricia mil gracias por toda la información que nos estas dando. Espero romper no uno, sino muchos círculos que me tienen estancada y con miedo.

    Mil gracias de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *